Placer y ‘butt plugs’
Ilustración: Sandoval
No es un cliché: durante el verano, la pasión y el deseo sexual aumentan y, con ello, el número de encuentros eróticos.
Madres y padres comienzan a toparse con una pared frente a sus hij@s y no saben cómo rodearla, brincarla o derribarla.
En todas las ‘sex shops’ hay disponibles diferentes modelos.
2017/08/12

EL SEXÓDROMO

Verónica Maza Bustamante

elsexodromo@hotmail.com

@draverotika

FB: La Doctora Verótika

Son numerosos los motivos por los que una persona, independientemente de su sexo y orientación sexual, busca la estimulación anal: puede ser para variar su rutina amatoria, porque ha descubierto un centro de placer, por curiosidad, porque le excitan las posturas empleadas o quiere romper algunos tabúes, etcétera. Lo realmente importante es saber que es parte de nuestra anatomía, de las zonas erógenas, y nos puede llevar a nuevos campos del gozo en pareja.

El miedo, las dudas y la ansiedad son los principales enemigos del sexo anal. Nos han hecho creer que es una parte sucia de la anatomía, que duele muchísimo cuando se le estimula y las mujeres no lo gozan si lo practican, pero todo eso es erróneo. Si tenemos una práctica higiénica no tendía por qué ser "cochina". Tanto hombres como mujeres pueden sentir gratificación sensorial al estimularla y no debería ser doloroso si se lleva a cabo con conocimiento, paciencia, enjundia.

En cuanto al posible malestar, un consejo que no falla es comenzar a practicarlo con un butt plug o estimulador anal. En todas las sex shops hay disponibles diferentes modelos. Aquí algunos de ellos:

1) 'Pendant'. Ideal para principiantes. Son de silicón y su forma es la de una pirámide alargada que puede conseguirse en diferentes tamaños.

2) 'Buddy'. Es un poco más pequeño y tiene una curvatura a la mitad que estimula el Punto G masculino (y femenino).

3) 'Tristan plug'. Es de silicón, pequeño, con una cabeza más ancha que su base. Ideal para una penetración suave o de mayor duración.

4) 'Rosebud'. Este modelo se exhibe hasta en el Museo del Sexo en París. Es de metal. Tiene en su base un detalle lujoso, como una flor o una joya. La parte que va en el interior es corta, con forma de fresa.

5) 'Ripple'. Su forma es clásica: como un dildo dividido en bolas que van de la mayor, en su base, a la menor, por lo que se puede ir introduciendo lentamente.

6) 'Anal bead'. Cinco bolas unidas entre sí con una cuerda de silicón. No son grandes, así que la sensación se puede dosificar hasta que el usuario quiera.

Lo más importante al elegir un butt plug o juguete sexual anal es saber que es indispensable que tenga base, debe ir acompañado por un lubricante, se debe buscar la mejor postura para que la experiencia sea disfrutable y no desagradable, saber decir "hasta aquí" cuando así lo queramos y estar dispuestos a divertirnos en compañía.

***

ADOLESCENCIA: ¡QUE NO TE GANE EL MIEDO!

He sido testigo de una misma situación en diferentes hogares y personas: durante la niñez de hijos e hijas todo es felicidad, pues aunque son travies@s, los progenitores aprenden a convivir y comunicarse con sus chiquill@s... hasta que llega la pubertad, después la adolescencia, y con ellas parece que todo lo construido se va al traste.

Madres y padres comienzan a toparse con una pared frente a sus hij@s y no saben cómo rodearla, brincarla o derribarla. Para ahorrarse todos estos momentos de horror en donde nuestros angelit@s se convierten en criaturas desconocidas durante un tiempo, lo mejor es recibir ayuda profesional, siendo los talleres y cursos una buena herramienta, sobre todo cuando se acude a ellos ANTES de que se llegue a la tremenda edad de los cambios.

Una opción es acudir al que ofrecerá Selene Calixto Albarrán, psicóloga, psicoterapeuta, experta en terapia de reencuentro, con quien comparto temas de interés y visión de la vida, por lo que sé que ofrecerá a l@s chav@s una ayuda invaluable. La adolescencia, otra parte de mí es el nombre del taller de verano que brindará a chavitos y chavitas de entre 10 y 12 años en la zona de Coapa, en la Ciudad de México.

Temas como el autocuidado, el autoconocimiento, el binomio maltrato-buen trato, sexualidad, género y resiliencia estarán presentes. Como explica Selene, "l@s niñ@s de 10 a 12 años necesitan saber qué pasará en la tan temida adolescencia pues, al ir creciendo, poco a poco observan y viven cada uno de esos cambios. Sin embargo, en esta etapa la transformación es abrupta y repentina; si nadie les cuenta sobre lo que puede o no suceder, así como el no sentirse acompañad@s en ese proceso, les puede provocar una sensación de soledad e incomprensión. Esto conlleva a que fácilmente sean presas de la mala información y de compañías que l@s pueden lastimar porque se encuentran en una situación de vulnerabilidad. Los padres de familia se verán beneficiados con el taller porque sus hij@s saldrán con herramientas para enfrentar varias de las adversidades que se les presenten en esta etapa tan bonita y determinante en sus vidas".

El taller se realizará del martes 15 al viernes 18 de agosto, de 10 a 14 horas. Cuesta mil 200 pesos por chic@ y pueden pedir informes en el 04455434 68404.

***

ERECCIONES EN VERANO

No es un cliché: durante el verano, la pasión y el deseo sexual aumentan y, con ello, el número de encuentros eróticos. ¿A qué se debe? El psicoterapeuta y sexólogo David Barrios lo explica: "Los días largos con luz y calor solar característicos del verano elevan la vitamina D en el cuerpo, la cual propicia una mayor producción de ciertas hormonas, como la testosterona (impulsa el deseo sexual y la energía en los hombres), las endorfinas (estimuladoras de la felicidad y el estado de ánimo) y la oxitocina (brinda excitación, seguridad y confianza)".

La vitamina D se sintetiza en la piel gracias a los rayos ultravioleta, lo que genera una mayor producción de testosterona, misma que mejora la impresión que los hombres tienen sobre su cuerpo y su virilidad, propiciando un incremento de su libido. Si unimos esto con los estímulos sensoriales que se pueden tener en estos días (si están de vacaciones en la playa, por ejemplo), entonces es sencillo suponer que buscarán más acción cachonda, la cual se puede programar.

Para tener firmeza emocional (la tranquilidad afectiva del hombre que propicia sexo libre, lúdico y participativo), David Barrios propone seguir estos pasos:

1) Planear los encuentros sexuales, procurando lugares idóneos, bebidas refrescantes y palabras y caricias que precedan al encuentro de los cuerpos.

2) Buscar un ambiente propicio, ropa sugerente, condones y, en los casos procedentes, consultar a su médico si sospecha que puede padecer disfunción eréctil.

3) La planeación no excluye la imaginación y la creatividad en el intercambio erótico. Al contrario, las favorece.

4) Incluir duchas compartidas bajo la regadera, caricias en la piscina, tina o jacuzzi.

5) Desarrollar en la práctica todas las fantasías eróticas realizables.