Intrigas en la Casa BlancaHabrá disciplina militar para acceder a la oficina oval. Todos los funcionarios, incluida la hija del presidente, deberán “pasar” por Kelly, nuevo jefe de Gabinete.
"Soy un fan de Kelly. Prefiero las líneas claras de la autoridad que el caos constructivo trumpiano".
06:00Andrew Hill

De todas las teorías que hay para el breve periodo de Anthony Scaramucci, la más intrigante -en todos los sentidos- surge de una pequeña publicación de Axios.

El sitio web informó que escuchó de Ivanka Trump, la hija de Donald Trump, y su esposo, Jared Kushner, que "trajeron a Scaramucci como un instrumento de destrucción contra Reince Priebus (ex jefe de Gabinete) …(desde) su perspectiva, funcionó para su propósito principal: destruir a Reince".

Suena a lo opuesto respecto a las interpretaciones emitidas por el Financial Times y muchos otros, sobre que la salida de Scaramucci, como director de Comunicaciones del presidente de Estados Unidos, se debe más a la llegada del sucesor de Priebus, John Kelly. El general retirado, del Cuerpo de Infantería de la marina, dijo que quiere imponer un poco de disciplina militar en la desordenada Casa Blanca, e insistió en que todos los funcionarios de la administración tienen que pasar por él para llegar al presidente, incluyendo a la propia hija de Trump así como su yerno.

La teoría también va en contra, en gran parte, sobre la discusión reciente de cómo formar equipos productivos en la administración. Los académicos están de acuerdo en que es difícil manejar a jugadores estelares, y que, incluso, es más difícil manejar a un grupo diverso, pero últimamente el énfasis ha sido alentar la cooperación en lugar de fomentar el descontento de manera deliberada. Esto último es una táctica más familiar de las páginas de Maquiavelo, Enrique IV de Shakespeare, o de Wolf Hall de Hilary Mantel, con un análisis filosófico de la trama sobre la corte de Enrique VIII.

TE RECOMENDAMOS: ¡Estás despedido!: renuncias y destituciones en la era Trump

Pero la razón por la que no puedo pensar en algún ejemplo empresarial evidente, no es porque no exista o nunca haya sucedido, sino porque esas maniobras astutas van muy por debajo del reflector que se centra en los directores ejecutivos y el consejo de administración.

De hecho, los enfoques de Trump y Kelly no son mutuamente excluyentes. El recetar a Scaramucci como una especie de purga humana, para librar a la Casa Blanca de Priebus, podría ser una forma de prepararse para adoptar un estilo de gestión más ordenado y gerencial en la propia Casa Blanca (aunque la historia reciente sugiere que es ilusorio pensar en que la mala administración gubernamental ha sido excluida, por completo, del sistema).

Pero que usted, empresario, quiera intentar hacer esto en su organización es una cuestión totalmente diferente y contraproducente. Debo decir que soy un fan de John Kelly por naturaleza. Prefiero las líneas claras de la autoridad que el caos constructivo trumpiano. Es peligroso, e incorrecto, independientemente de lo que se piense de Scaramucci, usar a una persona simplemente como una herramienta para sacar a otra persona del equipo. Las conspiraciones requieren de tiempo y energía y siempre es mejor utilizarlas para buscar las propias ambiciones de la organización con miras a crecer.

Finalmente, dar demasiado espacio a los conspiradores hará que el lugar de trabajo sea un lugar muy infeliz. Si bien no lloro por Priebus, y todavía menos por el grosero Mooch, me preocupan los niveles inferiores de la jerarquía de la Casa Blanca. Su bienestar y productividad depende de los logros que se vean en los altos mandos. La administración del gobierno a través del complot y la intriga poco ayudarán.


NOTAS RELACIONADAS

  • Financial TimesKelly después de Scaramucci El principal reto para el militar es controlar los mensajes en Twitter del presidente Donald Trump.
  • Financial TimesRenault-Nissan es la más grande del mundoLa incorporación de Mitsubishi Motors y la mejora en Rusia, ayudaron.
  • Financial TimesPolíticos vs.“chicos negociadores”Las pláticas comerciales avanzan con rapidez desde el punto de vista político, pero se llegan a empantanar cuando los profesionales técnicos en comercio participan.