La gasolina no desapareceLas grandes petroleras descartan las predicciones del derrumbe de la demanda de combustibles fósiles por el auge de las renovables.
Amenaza latente. Empresas como Shell se enfrentan al creciente escrutinio de los inversionistas por el riesgo que representa la energía renovable.
06:00Andrew Ward

Dos de las compañías petroleras más grandes del mundo rechazaron las predicciones de que los vehículos eléctricos amenazan con derrumbar la demanda de los hidrocarburos, y advirtieron que la seguridad de energía mundial estará en riesgo si se retira demasiado pronto la inversión en los combustibles fósiles.

Saudi Aramco y Royal Dutch Shell reconocieron que el cambio hacia la energía renovable -incluyendo los vehículos alimentados por baterías- está en marcha, pero dicen que el gas y el petróleo seguirán siendo indispensables durante las próximas décadas.

"Parece que hay una creciente creencia de que el mundo puede desprenderse prematuramente de las fuentes de energía probadas y confiables como el petróleo y el gas, bajo el supuesto erróneo de que las alternativas se van a desplegar mucho más rápido", dijo Amin Nasser de Saudi Aramco en una conferencia sobre energía en Estambul.

También opinó en el mismo evento, Ben van Beurden, de Shell, que la transición a las tecnologías con bajas emisiones de carbono "ocurrirán a lo largo de generaciones", más que como una "revolución" veloz.

Sus comentarios se dieron después de una serie de acontecimientos en que sugirieron que la descarbonización de la economía global aumenta su velocidad. Estos incluyeron el anuncio que hizo Volvo la semana antepasada de que los nuevos modelos de la automotriz sueca serán parcial o totalmente alimentados por baterías a partir de 2019, y el plan francés de prohibir las ventas de los coches de gasolina y diésel para 2040.

TE RECOMENDAMOS: BP inaugura la cuarta gasolinera en México

Las petroleras que cotizan en bolsa como Shell se enfrentan al creciente escrutinio de los inversionistas sobre el riesgo que plantea para sus negocios la energía renovable. Mientras tanto, Aramco, la petrolera estatal de Arabia Saudita, debe convencer a los posibles accionistas de su atractivo a largo plazo antes de su salida, ya prevista, en el mercado de valores.

Amin dijo que si bien las expectativas para las formas alternativas de energía están "por los cielos", la realidad a menudo se queda corta. Los vehículos eléctricos, por ejemplo, hoy representan menos de dos décimas de un punto porcentual de la flota vehícular global de 1,200 millones de unidades, dijo.

Incluso si el mundo tomara las medidas necesarias para lograr los objetivos de reducción de carbono que se establecieron en el acuerdo climático de París, la participación de los vehículos eléctricos todavía estaría por debajo de 10% en 2030, agregó, citando a la Agencia Internacional de Energía.

La sustitución de los combustibles fósiles requerirá, al menos, de los 80 años que necesitaron el carbón y el petróleo para establecerse en los últimos dos siglos, dijo Amin. Incluso cuando el gas y el petróleo pierdan participación de mercado, la demanda absoluta va a aumentar "durante un largo lapso de tiempo", agregó.

Amin explicó que las predicciones "engañosas" de la reducción de la demanda de petróleo que deja a los productores con "recursos estancados" oculta el peligro más grande de la subinversión en la exploración y la producción. Alrededor de un millón de millones de dólares de inversión se perdieron en el sector petrolero desde la caída de los precios del crudo en 2014, dijo, lo que creó un panorama de los suministros "cada vez más preocupante".


10% sería la participación máxima de los vehículos eléctricos en 2030.
Los inversionistas financieros se abstienen de hacer las grandes inversiones que tanto se necesitan en la exploración de petróleo, el desarrollo a largo plazo, y la infraestructura relacionada", dijo. "Las inversiones en incrementos más pequeños, como el esquisto, no serán suficientes".

Van Beurden dijo que Shell acoge el cambio hacia la energía de bajas emisiones de carbono, con el objetivo de aumentar la inversión a 1,000 millones de dólares al año en "nuevas energías" para finales de la década. Pero aclaró que el gas natural tiene un gran papel que desempeñar en los esfuerzos de la descarbonización debido a sus características más limpias, en comparación con el carbón cuando se quema para producir electricidad.

También destacó áreas como el transporte aéreo, marítimo y el pesado que no se pueden electrificar usando la tecnología actual, al igual que muchos procesos de la industria pesada y química.

"No hay una sola transición de energía en marcha, más bien hay muchas y todas van al lado de otra… y todavía se requerirán muchas décadas para que se materialicen", dijo van Beurden.

Pero Mark van Baal, de Follow This, un grupo accionista activista "verde" en Shell, dijo que van Beurden es demasiado complaciente. "El mundo necesita llegar a las cero emisiones para el año 2050 (para frenar el cambio climático). Creemos que eso significa detener la exploración en gas y petróleo y comenzar a explorar nuevos modelos de negocio".


NOTAS RELACIONADAS

  • Financial TimesUn Google democratizadorLa empresa de tecnología quiere que la inteligencia artificial beneficiea los humanos para lo cual desarrolló su Pepple+AI Research.
  • NegociosLas 6 cartas fuertes de México para renegociar el TLCANEl equipo que renegociará el Tratado tiene algunas ases bajo la manga para mover las piezas del juego a su favor, y si no, siempre queda la opción de salirse.