Carlos PuigEl gobierno de Peña no es pachecoDuda razonable
2015-10-22

Este texto parte de las siguientes premisas:

1. Los funcionarios del gobierno, de nivel subsecretaría o comisionados, cuando hablan a la prensa no emiten opiniones personales. Y si así fueran, deben advertirlo. Cuando dicen algo es la posición del gobierno.

2. Cuando en medio de un debate público sobre una inminente decisión de la Suprema Corte de Justicia dos funcionarios de alto nivel opinan, lo hacen porque es una decisión del gobierno para influir en ese debate, cosa que no veo mal, por cierto.

3. Si las dos premisas anteriores son falsas, nuestros problemas son más graves que cualquier cosa que este texto pueda decir.

Ahora sí.

Ayer, dos funcionarios del gobierno relacionados con el debate de la legalización de la mariguana hablaron a la prensa sobre el proyecto de sentencia que la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia discutirá y votará en los próximos días, en la que el ministro Arturo Zaldívar propone que no sea delito la producción para el autoconsumo de mariguana con fines lúdicos, con base en el derecho del individuo a decidir su propia vida.

Manuel Mondragón, comisionado nacional contra las Adicciones no se anduvo por las ramas y dijo que de ninguna manera debe aprobarse: "Yo no quiero que ninguno de los que estén aquí en la famosa apertura terminen adictos, recordemos el 20 por ciento, no nos quiero ni los quiero adictos a la mariguana, ni quiero una sociedad adicta a la mariguana".

Luego dijo que mandaría un escrito a la Corte, porque él era médico y sabía mucho de eso.

El subsecretario de Prevención del Delito, Arturo Escobar, habló en entrevista en El Universal:

"Es mucho peor la liberación que la contención. México no puede pensar convertir en un hombre de negocios a El Chapo Guzmán, o a La Barbie. Si Estados Unidos, Canadá, América Latina y la ONU definen generar una política nueva en materia de liberación de la mariguana, es un tema que habrá que debatir".

También opinó del proyecto de Zaldívar -al que respeta mucho, dijo-, aunque no está claro que lo haya leído: "México, por su ubicación geográfica estratégica, tiene que mantener la posición de que las drogas son un tema de salud pública y se tiene que perseguir un delito".

Por cierto, no es rara esa posición de Escobar que en el renglón "funciones principales" en su declaración patrimonial escribió: "funciones de vigilancia; investigación de delitos" (sic).

Eso piensa el gobierno, creo.

Será simpático si el proyecto se aprueba.


Twitter: @puigcarlos

MÁS ARTÍCULOS

  • El extraño caso de dos soldados mexicanos en Fráncfort2015-10-21
  • Un gobierno en busca de un fusible (y un "Chapo")2015-10-20
  • La mota, la Corte y el futuro de nuestros derechos2015-10-19
  • '#YaChole' con el caos2015-10-16
  • ¿Qué oculta el subsecretario Arturo Escobar?2015-10-15