Magnate Desmond, en busca de "ganar" loteríaNegocia para vender activos de sus periódicos a fin de incursionar en un ramo poco habitual para él.
Instalación del "Daily Express", en Mánchester, Reino Unido.
02:00Murad Ahmed y corresponsal de esparcimiento

El magnate multimillonario Richard Desmond redobla esfuerzos para presentar una oferta por la Lotería Nacional de Reino Unido a medida que se mueve más allá de su carrera en medios para lanzar un desafío poco habitual por el control del juego en el que participan millones de británicos cada semana.

Northern and Shell, el grupo que contiene las participaciones de Desmond en activos de periódicos de alto perfil, entre ellos el Daily Express y el Daily Star, dijo que se prepara para presentar una oferta por la franquicia de la Lotería de Reino Unido (UK Lottery) cuando llegue la etapa de renovación en 2019.

Desmond, quien sostiene negociaciones para vender sus activos de sus periódicos al propietario rival Trinity Mirror, en los últimos años expresó en repetidas ocasiones que tiene interés en pujar por una de las loterías más valiosas del mundo.

Pero los planes se reforzaron ya que el editor busca su siguiente acto en el negocio y la lotería rival propiedad de Northern and Shell batalla para llegar al punto de equilibrio. El grupo ya maneja la Health Lottery (Lotería de Salud), que sufrió pérdidas por 160 millones de libras desde que se lanzó en 2011. Desmond comenzó a frustrarse más ya que el gobierno británico no accedió a sus demandas para una "modesta desregulación" que le permitiría a los competidores de la Lotería Nacional de Reino Unido otorgar un premio acumulado de un millón de libras. Normalmente la Health Lottery paga un premio máximo de decenas de miles de libras.

Camelot, el monopolio propiedad de la canadiense Ontario Teachers' Pension, plan que opera la Lotería Nacional desde su creación en 1994, se muestra escéptico sobre los motivos de Desmond, y cree que su principal objetivo es aumentar la presión en el gobierno para asegurar condiciones más favorables para su negocio actual de lotería.

Los ejecutivos de Northern and Shell dijeron que la oferta del grupo por la Lotería Nacional se continuará independientemente de cualquier reforma en el sector. "Vamos por ella, de cualquier forma", dijo Martin Ellice, director general conjunto de Northern and Shell y uno de los asesores cercanos de Desmond: "Ahora vamos por el negocio de la lotería".

Cualquier reto llegará en un momento vulnerable para Camelot. En junio, la división británica de la compañía dio a conocer que las ventas de boletos cayeron 8.8 por ciento, para llegar a 6 mil 900 millones de libras en el año hasta el 31 de marzo, y el dinero que se dio a buenas causas tuvo una caída de 14.4 por ciento, para llegar a mil 600 millones de libra.

Camelot también predijo una nueva caída en las ventas en 2017-18, el primer descenso consecutivo en al menos una década.

La caída, tras décadas de un crecimiento constante de ventas, se produce después de la decisión en 2013 de duplicar el precio de los billetes de lotería a 2 libras y, más recientemente, al realizar una serie de cambios que redujo las probabilidades de ganar el premio mayor.

En abril, Andy Duncan, director de la división de Camelot en Reino Unido y ex director ejecutivo de la emisora Channel 4, anunció que dejaba el cargo, dejando a Nigel Railton, director de operaciones globales de Camelot, a cargo hasta que se nombrara un sucesor. La compañía revisa los cambios en los premios acumulados mientras se mueve para reactivar el negocio y conservar la franquicia.

En los documentos y correspondencia que vio Financial Times se muestra que, desde 2015, Desmond presiona al gobierno de Reino Unido, incluida una reunión con la primera ministra Theresa May. Argumenta que una desregulación aumentaría las ventas de billetes y permitiría que su lotería llegara al punto de equilibrio y donar más a las organizaciones de caridad.

La Health Lottery da más de 20 por ciento de sus ingresos a la caridad, cerca del mínimo que exige la ley, en comparación con 28 por ciento de las ventas de la Lotería Nacional.

El vehículo de Desmond recaudó 94 millones de libras para caridades relacionadas con organizaciones de salud a lo largo de seis años de existencia. Desde 1994, la Lotería Nacional ya logró captar más de 37 mil millones de libras.

Camelot dijo que una mayor competencia reduciría el propósito expreso del gobierno de devolver al público la cantidad máxima de dinero de las loterías. Destacó que 95 por ciento de los ingresos de las ventas de la Lotería Nacional se regresan en premios a los ganadores, donaciones a organizaciones de caridad e impuestos. La compañía no quiso hacer más comentarios.

Camelot solo se enfrentó una vez a una fuerte oposición, cuando en el año 2000 pudo superar una oferta de un consorcio encabezado por Richard Branson, el multimillonario británico que controla Virgin Group. Los informes de ese momento sugirieron que la oferta de sir Richard, que se desarrolló como una competencia muy pública y politizada, le costó a su consorcio cerca de 30 millones de libras.

El grupo Northern and Shell admitió que era muy pronto para asignar el tamaño y la escala de un equipo operativo y legal que estaría dispuesto a construir para montar una oferta.

La Lotería Nacional se encuentra entre las franquicias nacionales más valiosas disponibles para las empresas privadas. Genera un rendimiento anual bruto de juegos de azar de alrededor de 3 mil 300 millones de libras -la cantidad total apostada menos la cantidad pagada a los ganadores-, mucho más de lo que obtienen las compañías de juegos de azar del país que por apuestas en deportes y casinos.